19 de marzo de 2013

Amanecer de ascenso

( Foto de la red)

Me amaneció hoy el día
preñado de vacio.

Con cierto olor a sal,
con el sonido hueco
de ecos anochecidos
y el sabor a ceniza
pastoso entre los dientes,
se abrió sin esperanzas.

Pronto se hizo un poema
batalla entre mis dedos.

Mojado de tu hielo,
velado por tu angustia,
oculto en el sonido
que no quise escuchar,
quiso volar inquieto...

Entonces, por sorpresa,
fui verso entre tus brazos.

La calidez del alba
nos despejó la lluvia
y el sol hizo pedazos
algún iceberg nuestro
ardiendo en nuestros labios.

Me acurruqué en tu pecho
y te soñé despacio.

( Poemario: "Amar tiene cuatro letras y muchos puntos suspensivos...")