8 de junio de 2012

Los frutos


Hijo mío, cuando crezcas,
no te dejes llevar por la corriente;
sé tú mismo, mantente despierto,
toma tus propias decisiones. 

Hijo mío, no pelees,
la violencia es una jaula
sin salida y no hay nada
que no solucione un buen abrazo.
Busca una solución pacífica
a los conflictos: siempre la hay.

Hijo mío, no te rindas nunca,
lucha por tus sueños;
tú eres un pilar imprescindible
para construir un mundo mejor;
no te conformes con protestar
ante las injusticias, participa
y aporta posibles soluciones. 

Hijo mío, cuida el planeta,
sé generoso y procura
ser activo en el mundo;
colabora con causas solidarias,
ponte siempre en el lugar del otro,
cumple tus obligaciones
y defiende tus derechos.

                                   Me emociona ver el fruto
                                   de todas esas palabras
                                   que sembré durante años;
                                   no seré yo quien le diga
                                   que hay destinos imposibles.
Mi hijo hoy acampa en Sol.


( Poemario: "Impresiones")